Juliette

-¿Inés?…
-No, soy Andrés.
-¡Ah, perdona! Me había equivocado.

Si es que de noche todos los gatos son pardos, ¿verdad que sí?

00:00 AM: Quedamos en la plaza

Preparados con las bolsas del supermercado, llenas de cartones de vino, litronas de cerveza, botellas de Coca Cola y una garrafa de agua vacía. Puede también que haya fritanga para picar, tipo patatas fritas o Doritos. ¡Y hielos! ¡Qué no se olviden los hielos! La puntualidad no existe. Esperamos 15 minutos a que lleguen todos, y eso con suerte…

00:30 AM: Nos sentamos en el suelo ¿o no?

Ya en el parque abrimos las botellas y hacemos la mezcla. Empezamos a contar historias.

Pasada media hora, empiezan los juegos (equivalentes a los hidalgos).

Empiezan los paseos al baño, (dícese de cualquier esquina o hueco entre dos coches).

Ya es tarde, el alcohol cumplió su papel, no vemos en los bares.

03:00 AM: Perrea, perrea

El bar está “petaó”. La gente no para de moverse y en la barra casi no hay huecos. Una copa. Otra copa. ¡Un chupito!

– ¡El que no apoya no folla!

– ¡Y el que no recorre no se corre!

——>Ranciofact<——

Volvemos al corro.

04:30 AM: ¿Cómo va eso?

Entre las luces que te ciegan, que vas como Alfredo, y la euforia está a flor de piel, lo que se te pone por delante importa mas bien poco. Y sientes que se te están insinuando por detrás. Lógicamente, te das la vuelta para saber de quien se trata. Pero antes de ver, ya estás meneando la cadera.

– ¿Cómo te llamas?

– Juliette, ¿tú?

– Romeo… Ná, Miguel ¿Un chupito?

– Vale, ¿pero flojito eh?

– Si, si, si

Ya en la barra: ¡Dos tequilas!

De vuelta al ruedo. Una manita aquí, un susurro allí,… ¡Ya está!

06:00 AM: Luces

No has vuelto a ver a tus amigos, pero no están a mas de dos metros analizando minuciosamente todo lo que estás haciendo.
Última canción:

“Al partir un beso y una flor, un te quiero una caricia y un ¡adiós!”

Alternativa: “Solamente puedo decir, gracias por venir”

A partir de ahora hay dos opciones, dependiendo del estado de embriaguez:

OPCIÓN A: con un poco de luz recupero la visión

Ya se va terminando la noche, y tienes la posibilidad de rematar la faena.
Y se encienden las luces.
Y por fin ves el rostro de Juliette.
Y el cuerpo de Juliette.
Y mas cosas que no te gustaría ver en Juliette.
¿Y ahora que haces, (a parte de ver a los cabrones de tus amigos despollándose)?

– Lo siento, pero voy muy mal. Si eso la próxima vez. Por cierto, ¿era Juliette?

– En realidad me llamo Inés. 

OPCIÓN B: me han puesto una venda y no me he dado cuenta

Ya se va terminando la noche, y tienes la posibilidad de rematar la faena.
Y se encienden las luces.
Y por fin ves el rostro de Juliette. ¡Pues no está mal la chica!

– Entonces dices que vamos a tu casa ¿no?

– Si te apetece, claro. Aunque no tienes opción…

Al día siguiente no recuerdas nada desde esa última frase, pero amaneces en tu cama, así que atando cabos… ¡Has triunfado!

Juliette ya se ha levantado, oyes que está en el baño.
Te acercas para dar los buenos días, y la ves meando de pie. ¿Y ese control?
Te sigues acercando.
Empiezas a ver pelos en lugares un tanto extraños, te duele la cabeza, y el estómago te da vueltas.

– ¿Juliette?

– (girando la cabeza) En realidad me llamo Andrés

Juliette - Platero y tu en "raulense.wordpress.com"
Juliette – Platero y tú en “raulense.wordpress.com”

Y es que las noches dan para mucho. No se que aventuras habrán pasado los componentes de Platero y tú, o si incluso lo que cuenta esta canción es autobiográfico. Lo que está claro es que Juliette era una espabilada.

¿Te atreves a contarme alguna anécdota como esta?

————————————-

Juliette,
Oh, Juliette…
Yo sé que te llamas Inés.

Hace mucho tiempo te fuiste de aquí
quiero ver el mundo, esto no es para mí,
ese cuerpo te puede servir.

Te agarraste al brazo de un señor mayor
que te divertía, luego te aburrió
le llevaste todo y le robaste el corazón.

Juliette,
Oh, Juliette…
Yo sé que te llamas Inés.

Tuviste un amante, luego fueron dos
a los que engañabas con aquel actor,
luego un sastre, un cura, y un cantante Rock & Roll.

A ninguno de ellos les pareció mal
el que tú tuvieras un don especial
bajo ese vestido Juliette era artificial.

Tu verdad es así
no te importa lo que digan de ti
tienes que sobrevivir.

Juliette,
Oh, Juliette…
Yo sé que te llamas Andrés.

Juliette,
Oh, Juliette…
Yo sé que te llamas Andrés.

-¿Inés?…
-No, soy Andrés.
-¡Ah, perdona! Me había equivocado.

5 comentarios en “Juliette

  1. Ese momento en el que tu amiga te presenta a un chico guapo, atractivo, educado, que toca el piano (y todas las cosas que el alcohol me permite recordar), y piensas: ¡dios acabo de encontrar al hombre de mi vida!
    Te das la vuelta y aparece otro chico, que te mira, abraza al hombre de tu vida y te dice: ¡es mi novio!
    Y hay dos opciones también:
    1) Sales corriendo muriendo de la vergüenza.
    2) Te ríes como una loca y das dos besos al novio.

    Siempre me gustaron más las segundas opciones.

    PD: por un momento me he imaginado a Miguel en esa situación y casi lloro de la risa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s